• Jero Echegaray

TODO PORNO ES POLÍTICO

Actualizado: 25 de jul de 2020


El POS PORNO es un movimiento artístico y político que surge en “pos” de la consolidación de la pornografía como industria, donde su finalidad no es pura y exclusivamente excitar a quien lo consuma sino generar distintos interrogantes y reeducar en materia de sexualidad y afectividad, usando el feminismo como base política: ¿ QUÉ TE EXCITA? ¿CÓMO TE EXCITAS? ¿CUÁNDO TE EXCITAS? ¿QUÉ CORPORALIDADES TE EXCITAN?.


Además de estos planteamientos discursivos también va acompañado de distintos recursos estéticos. El pos porno trata de correr la penetración, muchas veces heterosexual, como foco principal de la excitación y el goce. Se utilizan dildos y vibradores y técnicas como el shibari. Además de una iluminación y música determinada, convoca a experimentar con cuerpos no hegemónicos, diferenciándose de esta manera del porno tradicional y comercial.


El pos porno no queda reducido al consumo de material audiovisual únicamente, si no que se atreve a manifestarse en otro tipo de prácticas, como la intervención artística o performática en vivo, interpelando de manera directa y diferente al público.


En la Docta es un tema últimamente bastante trabajado. Además de tener un tratamiento académico por parte de la Facultad de Filosofía y Humanidades, hay distintas productoras que generan contenido. Desde Subsuelo, hablé con Bokluk y Putas con Tiempo.

BOKLUK


Es un colectivo de diez mujeres que van desde fotógrafas, maquilladoras, camarógrafas, iluminadoras, sonidistas y hasta una abogada. Comenzaron su recorrido filmando y registrando perfomances que trataban la desnudez y la piel, luego fue mutando y entraron nuevas participantes al proyecto, donde en plenarios y reuniones de equipo, fueron debatiendo qué es el pos porno y qué estaban decidiendo mostrar y cómo hacerlo. Cabe destacar que estuvieron un año en formación hasta que produjeron material.


“El pos porno tiene como eje la transparencia del poder en la sexualidad, no es que no exista el poder sino que es consensuado, yo elijo dártelo”.

Al principio se decían una productora audiovisual, ahora se perciben como una productora de contendido que puede variar entre fotos y videos pornos, hasta entrevistas con trabajadorxs sexuales. Además, sostienen que este movimiento tiene que ver con educar a quien lo consuma. Abarca temas como la educación sexual integral y la educación sexo afectiva, que son temas no tratados en medios de comunicaron ni tampoco en sectores artísticos, menos aún en la pornografía más tradicional.


“El porno existe y la industria pornográfica existe, necesitamos esa industria, pero tratamos de cambiar su mirada. Tocate, mírate: hasta nos podemos dar cuenta de enfermedades mirándonos la concha.”

Son muchas las cosas que tienen en cuenta a la hora de producir su contenido para la reproducción de este discurso, como trabajar con contratos legales y sesiones de derecho de imagen. Para la productora es muy importante pasar por escrito la premisa fundamental de Bokluk: “vos me das el poder de esto y Bokluk va explotarlo para ciertos fines, como usar el material para una página web y poder llevar las producciones a distintos festivales”.


En cuanto al financiamiento, son un colectivo completamente autogestivo, lo cual hace más difícil su funcionamiento. Sus ingresos se basan en la organización de eventos con esta temática: desde fiestas hasta cine debate, en alianza con otros colectivos y agrupación de gente como son “Casa Narky” o “Tarde Marika”.

Milagros, una de las fundadoras de Bokluk, recalcó lo importante que es armar lazos con otras entidades. “El objetivo es unirnos y cambiar toda esta mierda”.


La productora se encuentra justamente armando una página web propia, donde no se arriesgan a la censura del algoritmo y pueden vender libremente su material. Quien quiera puede ser vendidx mediante la página y así generar un ingreso por la venta de videos y fotos y luego dividir las ganancias entre la productora y actores o actrices. En Bokluk se le paga a todas las actrices y modelos que participan, muchas veces trabajadorxs sexuales. Y aquí aparece otro de los aspectos claves de esta corriente.


“¿Qué hace que una puta se venda?. Porque hay una valoración de su tiempo, de su trabajo y cuerpo, hay una re-valoración del trabajo sexual. Bokluk es una puta más”.

Hoy tienen una cuenta de Twitter donde suben su material más explícito y una de Instagram donde publicitan su material siguiendo las reglas de la red social, que censura a específicamente al pezón femenino. En un futuro, con la página armada, Instagram quedará como medio informativo y educativo.


Ayer jueves Bokluk recibió la noticia de que fueron invitadas desde Barcelona a participar de una especie de congreso transfeminista sobre sexo y género, "Hasta las tetas". Participarán productoras del interior del país y no únicamente de la capital.

La importancia de la convocatoria reside no sólo en la exportación del producto audiovisual, si no en que su contenido será analizado como discurso para comenzar, de esta manera, a sentar las bases de una corriente de pos porno argentino.



PUTAS CON TIEMPO


Putas con Tiempo es otra productora de contenido. Está formada por Ezequiel y Franco, que además de socios en la productora son pareja. Cada uno tiene su recorrido en el arte homoerotico de forma separada antes de unirse y formar Putas con Tiempo. Ezequiel participa de Prakash Fotografía, hoy Prakash Producciones, que surgió con la idea de retratar distintos artistas desnudos. Franco, artista visual y tatuador, viene haciendo un trabajo de arte callejero desde hace bastante tiempo.


Putas con Tiempo o Putis, como aparecen en Instagram culpa de la censura que ejerce la red social, surgió con la idea de registrar el concepto de sueños Queer, y así hicieron Spicy gays, algo así como gays picantes. Después se pusieron de novios y surgió la idea de hacer porno. Franco había trabajado en la parte de producción en los comienzos Bokluk. Luego se abrió y encaro este proyecto junto a Ezequiel. Ambos se encargan de todo. Generalmente, Eze hace cámara y Fran iluminación y entre los dos editan el material.


-¿Cómo es el trabajo y el trato con actores y actrices a la hora de filmar?


F - La idea al principio es generar contención con quien viene a participar. Generalmente las personas vienen nerviosas, entonces tratamos de canalizar esos nervios y nunca abusar de lo que los actores o actrices nos dan, siempre tratamos de ser muy profesionales, hacemos el video y después nos reunimos para que nos cuenten qué les pareció, si gusto o no o si se sintieron cómodxs.


E -También trabajamos con máscaras, pinturas, tapamos tatuajes. Antes de publicar el material se lo mandamos a quienes participan para que nos den el ok. Y además dejamos en claro que si en un futuro quieren que bajemos el video, lo hacemos.



Ambos cuentan que antes de hacer un vídeo, arman un concepto, una estética y buscan cómo plasmarla. Hacen convocatorias por redes sociales y tratan de juntar a quienes mas de adecuen a ese concepto. Tienen en cuenta a la hora de filmar que los actores no se conozcan previamente y que la primera interacción de ellos sea en el set.

La productora cuenta con Instragram y Twitter para la difusión del material.


“Usamos Twitter sobre todo, ahí colgamos todos los videos, antes hacemos un anuncio en Instagram usando una foto (no porno, porque Instagram la baja) para promocionar el video y aclaramos que en twitter está el video completo.”

Usan las calles como plataforma para mostrar su arte. Luego de producir un video eligen una imagen de él y hacen carteles para luego pegarlos en algún lugar de la ciudad. Ven el arte callejero como otra forma más de activismo.


-¿Monetizan su material?


F - No lo tenemos en cuenta. Todavía no queremos monetizar, lo que si hemos hecho es llevar nuestro material, exponerlo, y ahí cobrar. Por ejemplo, hicimos las visuales de la Queen Cobra (fiesta de la comunidad LGBTIQ+ de música afro, oriental y latina) con material de Putas con Tiempo. La idea es seguir con la cultura de sobre-exposición de cuerpos por redes. El objetivo no es monetizar si no llevar Putas con Tiempo a un lado más artístico, presentarnos a becas o concursos, que nos inviten a museos y no llevarlo a páginas de pornografía tradicional.

Nos gusta el público del arte, de la academia y tomar un poco de distancia del sexo explicito.


E - No pretendemos vivir de Putas con Tiempo, lo hacemos más por placer.

Putas con Tiempo no se considera que haga pos porno, ellos lo llaman NEO PORNO.


“Decidimos llamarlo así porque el pos porno está ligado a una historia que nosotros no tenemos. Nosotros generamos un nuevo porno pero no llegamos a hacer pos porno, ya que éste está ligado a la experimentación corporal y pretende reeducar y buscar otras formas de erotización y nosotros no vamos tanto por ahí. “

Esta productora produce su material mucho más artísticamente que el porno tradicional. Tiene que ver con las luces, la elección de la música y el alejamiento del sexo explícito para llevar a otro lugar a quien lo mire, teniendo en cuenta una arista más política alejada de la idea de solamente ver porno para pajearse.


“Nos interesa llevar el sexo y trabajo sexual a lugares donde no está. Habitar desde el sexo nuevos espacios”.

Tanto Bokluk como Putas con tiempo tienen en claro que sienten y quieren dejar de estar en la clandestinidad, ya que es difícil como proyecto llegar lejos no respondiendo a las necesidades hegemónicas del sistema cultural.

  • Negro del icono de YouTube
  • Negro del icono de Instagram

Soyez le premierer.